jueves, abril 24, 2014

Palabras prestadas de Romano Battaglia...




El tiempo es como la corteza de los árboles.
Recubre a los seres humanos de una ligera envoltura,
pero deja traslucir las huellas de la edad.








5 comentarios :

Ana Bohemia dijo...

Gran frase. Nuestra "madera" se afina y se agrieta, ya no se ve tan dura. El tiempo pasa factura.

Anónimo dijo...

Hoy me siento un olmo centenario.

Bohemia, te he dicho alguna vez que me encanta tu blog?

Un abrazo

Sergio

Anónimo dijo...

siempre me voy de aquí con una buena reflexión. aunque no te comenté tanto desde que cerré mi blog, sigo pasando por aquí de puntillas a leerte. Saludos

Alís dijo...

Y cada vez se traslucen más, aunque intentemos evitarlo.

Un abrazo

Darilea dijo...

Así me siento como un árbol. Besitos Bohe