jueves, marzo 25, 2010

Elisabeth Kübler-Ross...


"...Si la persona no está preparada
para las experiencias místicas

nunca va a creer en ellas..."



Hace algunos años, paseando por la biblioteca, un libro me llamó desde su estantería. Yo buscaba "El misterio de las catedrales" de Fulcanelli pero de pronto, aquel libro de lomo naranja brillante me llamaba. Lo tomé entre mis manos y me quedé observando el título y su portada por un rato, "La rueda de la vida" de Elisabeth Kübler-Ross. Me lo llevé a casa y lo disfruté, tanto que luego me hice con un par de ejemplares y los tengo por casa y lo voy prestando y me gusta que los demás lo lean y también he comprado ejemplares para regalarlos porque para mí ese libro tiene unas enseñanzas y una filosofía con las que yo comulgo. Después de leer este libro leí otros de ella, aunque "La rueda de la vida" es el que más me gusta, pues es una especie de autobiografía y nos acerca a su persona...

"No hay que temer a la muerte; la muerte no existe, es solo una transición"
, solía afirmar Elisabeth Kubler-Ross, una mujer que fue considerada por el Times como una de los 100 pensadores más importantes de nuestro siglo. Fue pionera en el movimiento de cuidados paliativos y del estudio de la muerte. Fue una de las voces que desde el mundo científico defendió con más
vehemencia la idea de que la conciencia sobrevive al fin del cuerpo.

De origen suizo y cuerpo menudo, Elisabeth Kübler-Ross emprendió los estudios de medicina con la esperanza de poder ir a la India como misionera laica, tal y como había hecho Albert Schweitzer yendo a África.
Pero el destino la llevó a Nueva York, dónde empezó a trabajar con enfermos mentales, a pesar de tener pocos conocimientos teóricos de la rama de psiquiatría. A base de escucharlos y de estar con ellos, al cabo de 4 años la mayoría había vuelto ya a emprender una vida autónoma, aceptando sus responsabilidades y sin depender de otros para ello.

Más adelante emprendió su labor como acompañante a enfermos terminales, tanto personas mayores como niños pequeños. Siguiendo el mismo proceso, de escuchar y estar abierta a todo lo que estas personas querían comunicarle, empezó a elaborar un esquema de las fases por las que pasa una persona que se enfrenta a la muerte, o a la pérdida de un ser querido. Dolor, rechazo a la situación, enfado, negociación, aceptación,
reconciliación con el proceso... Estos trabajos le valieron el reconocimiento internacional en el incipiente campo de estudio de la tanatología: el proceso de morir.
A entrar en contacto con miembros de la recientemente inaugurada psicología transpersonal, Kübler-Ross pudo vivir una serie de experiencias extracorporales y transcendentes que le validaron y confirmaron que lo que le habían dicho muchos de sus pacientes, acerca de seres y visiones que acontecían justo antes del momento de la muerte, eran algo verídico y que cabía tener en consideración, como uno de las etapas de mayor importancia en este proceso.
A partir de allí sus conferencias se abrieron al objetivo de exponer que, además de la inexcusable importancia del acompañar al enfermo terminal, la posibilidad de la supervivencia de la consciencia después de la muerte era un ámbito de estudio que requería la atención de todos. El deceso no sólo era un hecho que requería aceptación, sino que además era un proceso que había de ser afrontado sin miedo.
Después de años de un relativo rechazo por parte de la comunidad científica,su trabajo sobre el más allá supuso un alejamiento de muchos estamentos médicos que habían valorado su trabajo como pionera del movimiento de paliativos. Pero jamás le importaron las opiniones ajenas y a pesar del escepticismo y del rechazo de muchos de sus colegas, siguió adelante con su trabajo, ya que después de entrevistar a miles de personas en trance de muerte, no tenía dudas acerca de la supervivencia del alma. El reconocimiento a su trabajo llegó en forma de numerosas entregas de títulos honoris causa, concedidos por diversas universidades de todo el planeta.
Se enfrentó a su propia muerte con la valentía que había afrontado la de los demás y con el coraje que aprendió de los más pequeños. Los últimos años sufrió varios infartos y sabía que su tiempo había concluido. A los 78 años falleció - hizo su transición - (como a ella le gustaba llamar al proceso de la muerte) rodeada de sus seres queridos. Su funeral fue distinto y muy emotivo. Asistieron fundadores de unidades de cuidados paliativos, de centros de duelo, centros para niños, programas para víctimas de abusos... En el entierro un rabí pronunció el responso, una india americana purificó a Elisabeth con humo para su viaje y un monje tibetano cantó textos del libro tibetano de los muertos... Se soltaron centenares de mariposas que se posaron sobre las personas presentes, y globos de ET - uno de sus personajes favoritos - con “Bienvenida EKR” escrito. Finalmente se esparcieron pétalos de rosas sobre su ataúd antes de depositarlo en la tierra.
Solía decir "Hazlo! No atreverte puede ser mucho más dañino que atreverte y equivocarte... Esto último al menos les da a los demás algo que perdonar, lo primero no les da nada..."


49 comentarios :

virgi dijo...

Hace como ocho años me regalaron de ella "La muerte, un amanecer". En esos momentos no podía leerlo, me resultaba muy doloroso, pero luego sí que lo leí y me pareció una mujer increíble. Lo que no sabía son varias cosas que cuentas.
Un abrazo

Anónimo dijo...

SI AMIGA, RECUERDO QUE ME LO RECOMENDASTE Y ME ENCANTÓ ESTE LIBRO, DISFRUTÉ CONOCIENDO LA FIGURA DE LA DOCTORA ROSS Y ME DEJÓ CIERTA TRANQUILIDAD DENTRO.
BESOS

ROSSI CRESPO

mariajesusparadela dijo...

Seguiré tu consejo.

Ananda Nilayán dijo...

Gran maestra. He leído absolutamente todo de ella y he aprendido mucho. Te recomiendo "Preguntas y respuestas a la muerte de un ser querido" aunque creo que está ya descatalogado.

Un abrazo

yraya dijo...

No he leido nada de esta mujer, pero el título me suena mucho, guardado queda en mi Cibook, para estas próximas vacaciones de semana santa.
Gracias por tu aportación.
Besitos

Alejandra dijo...

La conocí gracias a ti y realmente te cambia la perspectiva en muchos asuntos...el nunca tirar la toalla en ella es espectacular... gran libro Bohe

Besos

Lady Blue dijo...

Interesante, buscaré algo de ella. Saludos para ti.

TORO SALVAJE dijo...

No la conocía.
Gracias por mostrarla.

Besos.

TriniReina dijo...

La desconocía por completo.
Me gustaría creer de esa manera...


Voy a descargarme el libro. Gracias.

Besos

A do outro lado da xanela dijo...

Mmmmmmmmmm, ahora tengo curiosidad por leerlo...

ANABEL dijo...

Muchas gracias por la entrada y por el enlace. Ni que decir tiene, que le echaré un ojo, aunque mi próximo libro es otro que se titula "La piel fría", ¿te suena?.
Muac

De cenizas dijo...

No la conocía... realmente, interesantísimo.
gracias.


besos

Lunaria dijo...

Me alegro que hayas hecho este post. De esta manera he podido conocerla. Despertó totalmente mi curiosidad.
Besotes!

MeTis dijo...

pues mira, no me lo voy a descargar, me lo apunto y me lo compro el dia de Sant jordi.

gracias.

Neblina dijo...

Recuerdo que mientras lo leia me paraba en mucho parrafos para reflexionar sobre la vision de la autora, me acuerdo tambien de su valentia al lanzarse a nuevas experiencias, la forma que tuvo de empezar de nuevo en cada destino. Y sobre todo como transmite el optimismo y las ganas de vivir y enfrenstarse a sus miedos
Saludos

DANI dijo...

Realmente una gran dama. Una valiente. Me he equivocado tantas veces, que ya no me quedan perdones en los bolsillos.

Que razón tenía.

Besos preciosos

Niamh dijo...

Hace cerca de un año me hice con algunas obras suyas...acaba de fallecer la maravillosa mujer que me crió, mi abuela, y hasta el momento no he sido capaz de leerlo...igual ya va siendo momento...un beso, Bohe

Sauze dijo...

ME lo apunto!! Tus recomendaciones siempre son geniales...

besos, bohe.

Belén dijo...

Pues me lo apunto, no sé cuando lo leereé pero al menos queda en pendientes...

Gracias por la recomendación...

Besicos

Krust dijo...

Así de entrada me resulta interesante, ya que comparto alguna de las ideas de la autora, principalmente lo de que la conciencia o el alma sobrevive al cuerpo y que la vida actual que todos tenemos es tan solo una etapa de transicción que no se destruye cuando alguien fallece(¿Porqué entonces tanto dolor en los funerales?)...
Trabajo con personas mayores, algunas de ellas terminales, y te garantizo que la sabiduría que son capaces de transmitir en el umbral de la muerte va más allá de lo imaginable por mucha gente que se dedica a pasar por este mundo con tantísima frivolidad...

Lo leeré a ratos en el PDF que adjuntas. Gracias. Bss.-

meloenvuelvepararegalo dijo...

Tus comentarios han hecho que tenga curiosidad por leerlo, parece realmente interesante y comparto parte de esas ideas. Muchas gracias.
Un saludo,

Manuel Rubiales dijo...

no lo conozco pero tras tu referencia mi interés se ha encendido, así que me haré con él, seguro

Nayuribe dijo...

Uuf, suena muy bueno y profundo el libro, voy a tener q buscarlo.
El último párrafo que pusiste sobre "hacer algo" me parece genial, gracias x compartirlo.
besitos

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

Gracias! por compartir este post con todos nosotros y acercarnos un poco más a esta mujer.
Leí otro libro de ella pero me has dejado interesada en este. Seguiré tu consejo.
Un abrazo grande.

Darilea dijo...

Leí hace un tiempo ese libro y puedo decir que me marcó, hoy en día lo guardo con mucho cariño en un lugar privelegiado de mi estantería.
Un besito Bohe :-)
Pd: Siempre compartiendo belleza.
Estos días atrás anduve revisando blogs antiguos y te tengo desde los principios de mi andadura por estos mundillos. Me alegra seguir leyéndote y compartiendo tu espacio.

Ricardo Costa Brizuela dijo...

Agradezco al viento que me trajo hasta aquí, saludos a todos...

PAPO

Rosalmor dijo...

Lo leerè en cuanto pueda, es increìble que personas que nos brindan tanto sean ànonimas para muchos de nosotros. Gracias por tu aporte Bohe.

peponita y venus dijo...

Gracias por este post tan interesante y por dar a conocer a esa Mujer. Su transición me ha puesto los pelos de punta, he tenido precioso.

Winnie dijo...

No conocía a esta escritora, me gusta mucho como has escrito sobre ella... y la frase que has elegido para el final!
Eso mismo me apliqué yo al final de mi desastrosa experiencia en Amsterdam! me atreví!
Besotes

Cotu dijo...

que interesante y profuendo, me la apunto, como una de las buenas

Carmen-Mª López dijo...

No he tenido el placer de leerlo. De todos modos, lo apuntaré en mi gran lista de libros por leer antes de morir.

Un saludo

El Museo de la Luna dijo...

Aquí hay talento. Aquí hay cultura. Aquí no hay superficialidad. Aquí hay un cerebro a pleno rendimiento. Gracias por respetar la inteligencia humana.

Magnífica Kübler-Ross. Sólo cuando se afronta la barrera al vacío que es la muerte, se empieza a apreciar la vida en su verdadera magnitud. Y justo en ese momento, una persona empieza... a divertirse de verdad...

Beso grande.

(el) Extraño dijo...

Gran historia. Y aun mas interesante filosofia. Sigo este blog.

tumejoramig@ dijo...

Es la primera vez que escucho hablar de esta autora. Me conmovió tu texto, porque la siento muy tuya, hablas como si fuera parte de tí, como si hubiera estado en presencia en tu vida.
Y es cierto, el maestro no aparece hasta que el alumno no está preparado, o como dice Elisabeth Küber-Ross, "si la persona no está preparada para las experiencias místicas nunca creerá en ellas"... Haber vuelto a tu casa, y encontrarme justo con este post me ha hecho sonreir: ha llegado el momento de profundizar aun más en todo lo que ocurre en mí.
Gracias por compartirlo, por hacerlo de una manera tan personal, tan tuya, tan maravillosa.
Besitos Bohemia.

Conciencia Personal dijo...

Lo he visto y leyendo tu reseña, lo adquiriré, hoy necesito esa literatura.

Besos agradecida...Monique.

la chica pirata dijo...

yo me lo leí hace un par de años
:)

Diana dijo...

En verdad que todo ocurre en cierto momento por algo... acabo de regresar al mundo de los blogs y el primer blog que se me ocurrió visitar es el tuyo, en este preciso momento que yo también he quedado prendada de EKR...ya he leído dos libros y siendo piscóloga estoy empezando a considerar especializarme en tanatología, pero pues es una decisión muy seria por todo lo que implica...en fin, que coincidencias, encontrar a agluien que le apasiona lo que a ti, en el mismo momento de nuestras vidas...Un abrazo muy grande.

David C. dijo...

Ecelente recomendación. Saludos.

Josseiяis dijo...

Saludiitos!●๋• ;)

MR-MONSTER dijo...

Buscaré el libro.Gracias por la referencia.

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hace pocos años me escribieron Hazlo!!, y lo hice, no sabía que esta frase era de Elisabet Kubler-Ross, gracias por mostrármela

Un abrazo

Maria Coca dijo...

Acabo de leerme el primer capítulo. Muy interesante... Seguiré con ello.

Gracias por esta nueva luz, Bohe.

berenguela dijo...

no he leido nada de esta autora pero parece q no deja indiferente! gracias por recomendarlo!prometo leerlo :)besotes bohem

Ŧirєηzє ♥ dijo...

QUE BONITOOOOOOOOO...
lo busco niña...puedes estar segura...
muaskkkk

Condevolney dijo...

Preciosa recomendación...

simplemente yo dijo...

PUes no conocía este libro pero me lo apunto. Un beso

merce dijo...

Vengo dando un paseo por tu blog y me encanta, así como Elizabet Kubler Ross...un descubrimiento maravilloso.

Un abrazo Bohemia

adry dijo...

EXCELENTE LIBRO LA VERDAD LO HE LEIDO 2 VECES UNA ANTES DE QUE FALLECIERA MI NENA DE CANCER Y LA SEGUNDA VEZ DESPUES DE QUE MURIO LO CREAN O NO ME AYUDO MUCHO A SUPERAR SU ADIOS, LLORABA CUANDO LO LEIA POR QUE ME SENTIA IDENTIFICADA CON LO QUE NARRABA, LA VERDAD YO IMAGINO QUE MI GORDA ESTA EN ESE MUNDO QUE ELLA DECIA: TODA PAZ, MUCHA LUZ, TRANQUILIDAD Y MUCHO AMOR,MI NENA DECIA QUE ERA UNA MARIPOSA, Y EL LIBRO HABLA DE ESTOS ANIMALITOS. LO QUIERO COMPRAR YA QUE EL QUE TENIA LO REGALE A UNA PERSONA QUE ACABABA DE PERDER A SU HIJO.

antonia retamar dijo...

Me gusta mucho los libro de esta mujer me da fuerza