martes, mayo 15, 2018

Crónica de una fiebre...


Con fiebre no puedo dormir. La habitación es muy bonita, que lástima que esté enfermo. Es un hotel con enfermos. Me ofende todo, cualquier luz o ruido. No hay moscas. Cierro los ojos. Sólo puedo pensar, pero se parece a soñar, es muy raro, pienso como sueño: pieño. Tengo la sensación de que estoy más lúcido. Pienso en guiones que luego se evaporan. Joder eran buenos. Me gusta que se haga de día. Cuando no duermes el día es el final de la condena, o eso crees. No puedo dormir en el hospital. Hoy me han dado Valium. ¡Ala más madera! Sigo sin dormir. Al tercer día dejo el hospital. Besaré mi casa como el Papa besa un país cuando llega. Al cabo de cuatro días consigo dormir. Incluye un sueño erótico en una pastelería. Me despierto con la canción "A lo loco" en la cabeza. Me duele el culo por dentro. Al quinto día puedo ver algo de Tv. Me ofende pero de otra madera. Busco pelis, encuentro Desafío Total. La escena en la que Arnold y la chica caen en Marte y se le salen los ojos de las cuencas quizás no sea lo más indicado para ver con fiebre. La fiebre va y viene. Me duele la cabeza mucho. Vivo sepultado bajo toallas húmedas. Pienso en ti, ni bien, ni mal. Pienso en ti. Sudo mucho, todo el rato. Mi perro Mel sabe que no estoy fino, se pone a mi lado y me lame mucho. Estoy ardiendo. Pienso...¿y si le ato un cubito de hielo en la lengua? No lo hago. Viene la noche. Tengo miedo por si no puedo dormir. Finalmente he dormido. Sudo mucho, no doy a basto con las camisetas. Me siento como un runner sin salir de la cama. Pongo la radio, hablan del desafío nacionalista. Me acuerdo de Desafío Total. Creo que estoy mejorando. Unos vecinos tienen una fiesta montada como del fin del mundo. Como del peli apocalíptica de acción. Abro la ventana y aullo como un lobo. Me despierto a las cinco. Me cambio de camiseta y otra vez una canción en la cabeza: Yo soy Joselito el de la voz de oro. Ya no tengo fiebre, ahora es la sociedad la que tiene fiebre y convulsiones. ¿Existe antibióticos para países?


 (Andreu Buenafuente)





miércoles, abril 25, 2018

Pandora...


Mi tesoro, mi guerrera, mi gorda...Pandora, la que estuvo con nosotros desde que era un huevito, la hija de Amadea y Morfeo, la que fue inseparable de su hermana chica, la que fue el amor de Vega, la que fue el deseo de Jojo, la consentida de Ramón, mi niña. Once años con nosotros, once años dándonos alegrías hasta en los peores momentos. Te queremos pequeña desalada y salada, la que se reía al decirle que tenía la cabeza como un bolo, la de los andares bonitos como su madre, la que daba besos de buenas noches, la que me decía guapa constantemente, la que se ovillaba en el pecho de Ramón buscando la paz. Afortunados de ternerte. Vuela bonita, vuela ahora que puedes...

Te adoramos...
Te extrañamos...muchísimo...

Vuela...Vuela...Vuela...








jueves, marzo 29, 2018

Beatriz y los cuerpos celestes...


Le sentía muy cerca porque él pasaba mucho tiempo a mi lado, 
incluso cuando él mismo no sabía que estaba conmigo.





 

jueves, marzo 01, 2018

Quizás...


...Quizás lo importante de esta vida resida precisamente en conseguir lo que no se alcanza, disfrutar de lo ilusorio, de lo que está por llegar, de la esperanza, no sólo de lo tangible, de lo material...

jueves, enero 11, 2018

Fragmento...



Ahora ya sé que los árboles
tienen sus pájaros fieles
porqué las ramas no atan:
ofrecen. Y que las nubes
nunca desertan los cielos
porque los cielos las dejan
que ellas escojan su rumbo
y que vengan o se vayan
como quieran, siempre abiertos
para que se busquen ellas
su camino.


(Pedro Salina)





jueves, diciembre 07, 2017

La lengua...



Lamer la piel de quien amas,
lamer el plato,
pegar sellos;
usemos la lengua para todo menos para herir.



Texto: Gloria Fuertes





jueves, noviembre 30, 2017

XXII...



Donde hubo fuego
y aunque no queden ya cenizas
siempre mirarás
y recordarás
que algo ardió.





Texto: Srtatabebi
Foto: Silver Spurs






jueves, noviembre 23, 2017

jueves, noviembre 16, 2017

El libro de los Baltimore (Fragmento...)



El hombre la enciende, se prosterna y le entrega su destino. ¿Qué debo comer, amo? le pregunta a la televisión.  ¡Lasaña congelada! le ordena la publicidad. Y se va de cabeza a meter en el microondas el comistrajo ese. Luego vuelve a hincarse de rodillas  y pregunta de nuevo: Amo, ¿y que debo beber? ¿Cocacola hiperazucarada! le grita la televisión, irritada. Y venga a dar ordenes: ¡Sigue zampando, cerdo, sigue zampando! Que las carnes se te pongan sedosas y flacidas. Y el hombre obedece. Y el hombre se empapuza. Luego, pasada la hora de comer, la tele se enfada y cambia de anuncios: ¡Estás gordísimo! ¡Eres feísimo! ¡Corre a hacer gimnasia! ¡Ponte guapo! ¡Y usted se compra unos electrodos que le esculpen el cuerpo, unas cremas que le inflan los músculos mientras duerme, unas pastillas mágicas que hace por usted toda esa gimnasia que usted ya no hace porque está digiriendo pizza! Así funciona el ciclo de la vida Goldman. El hombre es débil. Por instinto gregario le gusta apiñarse en unas salas oscuras que se llaman cine...Y ¡Bum! Lo bombardean con anuncios, palomitas, música, revistas gratuitas y, justo antes de la película trailers que les dicen: ¡Pazguato, te has equivicado de película, vete a ver esta otra que es mucho mejor! Si, pero resulta que usted ya ha pagado la entrada, está atrapado! Así que tendra que volver para ver esa otra película, y también pondrán antes un tráiler que le recordará que no es más que un pobre pardillo, y usted, desgraciado y deprimido, se irá a engullir refrescos y helados de chocolate carísimos durante el descanso para olvidarse de su mísera existencia. Puede que ya solo quede usted, y también un puñado de resistentes, amontonados en la última librería del país, pero no podrán luchar indefinidamente: la horda de zombis y esclavos acabará ganando.








jueves, noviembre 09, 2017

Palabras prestadas de Karmelo C. Iribarren...



La has visto en un bar, 
con gente, feliz, riéndose.
Y te ha dado alegría su alegría
y un poco de tristeza
lo efímero que es todo.








viernes, octubre 27, 2017

Mayo...



Río porque amo el viento y las nubes
y el paso del los pájaros cantores,
aunque ande enredada en recuerdos,
cubierta de hiedra como las viejas paredes,
sigo creyendo en los susurros guardados,
la fuerza de los caballos salvajes,
el alado mensaje de las gaviotas.
Creo en las raíces innumerables de mi canto.


(Gioconda Belli)




 

miércoles, octubre 18, 2017

Donde habitan los Ángeles...


...No rompa esa fotografía, mejor guárdela y mírela de repente. Cuando una persona ha significado mucho en nuestras vidas, para bien o para mal, y se ha ido, no debemos tratar de encerrarla en el olvido, porque el olvido tiene una puerta que se abre cuando menos lo esperamos y nos lanza los recuerdos como caballos salvajes que nos patean el alma. Aprenda a domar el recuerdo de esa muchacha. Los recuerdos domados no lastiman…supongo que algo bonito, digno de recordar le habrá dejado…  


Texto: Claudia Celis
Imagen: Fernanda Cohen





jueves, octubre 12, 2017

Canción 10...



Me canto con todo el costo de hacerlo
con multitud de abejas y hazañas obreras
con el recodo de los ríos
y las mareas de los vientos
que levanta horizontales las polleras.
Te escribo y te canto
te amasijo de bocas diminutas y esenciales
te digo resuelto de dudas
secretos al oído,
secretos al oído...
¿Has oído como zumba el silencio,
cuando no lo pronuncio, cuando no te digo?
Remuevo adoquines, lozas, sepulcros
le hago respiración boca a boca
a los recuerdos que hacen tierra a la tierra,
rechino los bosques, me cimbro de cielo
y te canto bailando
desde comisuras del cerebro humano,
sus neuronas tomaditas de la mano,
sus puertas, sus bisagras
ventanales del viento libre,
sin nombres, ni apellidos.
Te canto, te cuelgo pendientes
a tus tazas de café
y te digo que me esperes
aunque no llegue nunca, 
aunque sea un sueño todo esto
y la realidad tenga toda la razón
y no nos quede sino que la incordura
de negarnos a los zumbidos.



Texto: Niñito Irlan



 

jueves, octubre 05, 2017

Palabras prestadas de Emily Dickinson...


"Perdí un mundo el otro día.
¿Alguien lo vio por ahí?
Se distingue
por una fila de estrellas
anudada a su frente..." 




domingo, octubre 01, 2017

Tu corazón...



Tu corazón 
es un bosque
sin sonido,
algo que 
nadie cuidó.
Un invierno 
a punto
de sucederme.




Texto: María Sotomayor