jueves, septiembre 13, 2018

Soy una mujer...


         
Soy una mujer que desespera
que no encuentra paz nunca en ningún lugar,
a la que la gente desprecia, a la que los paseantes
miran con despecho y con furor;
soy un alma colgando de una cruz
pisoteada, burlada, escupida:
me han quedado sólo los ojos
que yo elevo al cielo a Ti gritando:
¡quítame del regazo cada suspiro!
 
 
 
Texto: Alda Merini
 
 
 
 
 

jueves, septiembre 06, 2018

Cuando me hice fruta...


Hombre y mujer fui concebida bajo la sombra de la luna
Pero Adán fue sacrificado a mi nacimiento
Inmolado a los vendedores de la noche
Extranjera crecí y ninguno cosechó mi trigo
Y me acordé antes de nacer
Que soy una multitud de cuerpos
Que dormí por mucho tiempo
Que viví por  mucho tiempo
Y cuando me hice fruta
Supe
Lo
Que
Me
Esperaba.
Y desde aquel día me voy
Me reencarno en cada nube y viajo
El deseo es mi camino y la tormenta mi compás
El amor no ancló en ningún puerto
Gemela de la marea alta y de la marea baja
De la ola y la arena
De la abstinencia de la luna y de sus vicios
El que conoce mi ritmo me conoce
Me sigue
Pero nunca me alcanza.
 
 
Texto: Joumana Haddad


jueves, agosto 23, 2018

Tus manos...


Tus manos son paz,
confianza y amistad.

Tu frente,
un espejo ornamentado,
brillando a la orilla de lo hermoso.
 
 
 
Texto: Ahmed Shamlou
Foto: Bohemia 
 
 
 
 
 
 

jueves, agosto 16, 2018

La gente amable...


Fíate de la gente que cierra las puertas. Os lo digo. Fíate. De esos que cuando entran a la panadería la dejan entornadita, de los que hacen el esfuerzo por cerrarla cuando entran al bar o de los que la empujan al salir. Esa gente vale millones. Esa es la gente que vota bien. Esa es la gente que pone el intermitente. Esa es la gente que dice buenos días. Esa es la gente que no te echa el humo a la cara. Esa es la gente que se quita las gafas de sol para hablar. Esa es la gente que no tira el chicle al suelo, ni las pipas, ni las colillas… ¡ni escupe! Esa es la gente que no monta grupos de whatsapp eternos. Esa es la gente que cede el asiento. Esa es la gente que no grita. Esa es la gente que dice ‘por favor’ y ‘gracias’. Esa es la gente que no aparca en los sitios reservados para sillas de ruedas ni se cuela en la fila con artimañas de tunante. Esa es la gente que no sacude las migas del mantel por el patio de luces sin mirar si hay ropa tendida en el segundo. La gente que no hace ruido en el cine. La gente que pide la vez. La gente amable, ¿tan difícil es?




Texto: Maxim Huertas 





 

viernes, agosto 10, 2018

Se busca...


Se busca rincón a resguardo hasta que amaine la tristeza. Necesarias vistas a una arboleda, libros y buena calefacción. Se valorará mano amiga que sostenga la mía en los días más grises, de los negros ya ni hablamos. Indispensable chimenea y chocolate negro en el armario de la cocina que ha de ser blanco, como las puertas, la cocina y las macetas. Firmo contrato a prueba hasta el fin del primer invierno.


Texto: Elvira Laruelo 



 

viernes, agosto 03, 2018

Boxeador...


Golpeé todo en la vida
como si fuera un saco de boxeo.
Golpeé todo, siempre,
hasta que me sangraron las manos.
Un día bajé la guardia,
me acosté a tu lado
y comenzó mi idilio
con el universo.



Texto: Xoel López








viernes, julio 27, 2018

viernes, julio 20, 2018

Palabras prestadas de D. Eloy Rodriguez....


La vida a veces es una casa donde las chimeneas hablan el idioma de los pájaros. Un bar en el que tú pones la música. Sucede por ejemplo cuando sacamos la cabeza debajo del agua, cuando los amantes se parecen a la tormenta. La vida es la taberna donde se enfrentan los que se buscan, a veces se encuentran.




 

viernes, julio 13, 2018

Palabras prestadas de Ana Perez Cañamares...


El tiempo del amor es igual al tiempo de las plantas. 
Germino entre tus brazos lentamente, 
aunque por fuera bailo al son de los semaforos.





 

viernes, junio 29, 2018

viernes, junio 22, 2018

viernes, junio 15, 2018

Huracán...



¿Cual es la gota exacta que colma el vaso,
la palabra que agota la paciencia?
Puedes decir que si durante años,
negándote a tí mismo,
y al final decir no, afirmativamente.
Vendrá el dolor entonces
pues nada hiere tanto como la soledad, 
 ni hay huracán tn fiero
como el que nace de los monosílabos.










viernes, junio 08, 2018

Todo me puso triste...


Las lentejas quemadas. Tu dolor de pie. El amago de la alergia en la tarde. La doble merienda. La historia de Leyla. Ese nada que hacer y las pocas ganas. Los giros del hula hoop. La chica francesa frustrada. La garrafa de agua que se quedó esperando. Los viajes a Málaga. El papel pintado de la casa de Israel. Las llamadas que descargan conciencias. Las ausencias conscientes. La pregunta tardía y la respuesta inocente. La caída de la guerrera y su vacío. El ahogo de mis planes. Las quejas de los que  no se pueden quejar. El sofá antes verde, ahora marrón. Las voces de fuera que procesionan. Los cuatro de Hospital Central. Las tijeras de Nana.



Texto: Bohemia




 






sábado, junio 02, 2018

God's Own Country...



Amarse entre las piedras, 
sobre la montaña, 
al abrigo de la chimenea de una piel amada. 
Amarse sin sentirse observado,
 con las estrellas de testigo
y el balido de las ovejas.
Pintar de gris los días
y las noches de pasión,
montar en el aire planes de futuro
para luego verlos caer
porque el futuro no existe
y todo a su paso se desvanece.
Llevarte de la mano
hasta la cima
para ver la magnitud 
de las oportunidades
y la belleza que te rodea.
Hoy serás hormiga desde tus ojos
y un corazón, serás, entre mis brazos.



Texto: Bohemia









lunes, mayo 28, 2018

Lady Macbeth...


Hace ya algunos años leí la novela corta 'Lady Macbeth de Mtsensk' del escritor ruso Nikolái Leskov y, recientemente, he podido ver la adaptación cinematográfica del 2016, titulada "Lady Macbeth", que está basada libremente en el relato, cuya historia han trasladado de Rusia a Inglaterra.


En el presenciamos la turbulenta historia de Miss Katherine Lester, una joven dama de la Inglaterra rural del Siglo XIX, que se ve obligada por protocolo social a servir fielmente a un suegro que la detesta y un marido que la aborrece y ni tan siquiera la toca. Tras una escapada de los hombres, Katherine se siente libre y deja aflorar su deseo hacia un joven de la servidumbre. La travesura se convertirá en costumbre, y la pasión desarrollada conllevará la rebeldía de mantener su idilio en secreto, lo que desencadenará en una espiral de violencia fuera de control. 


Nos encontramos, pues, ante una tragedia de corte shakesperiano, pero con la libertad de no ceñirse a su obra para describir el perfil psicológico de esta nueva Lady Macbeth, una mujer que sobrevive al aburrimiento y sometimiento de las leyes de la época, convirtiéndose en una despiadada y maquiavélica criatura que se mueve por impulsos pasionales egoístas. 


En esta renovada 'Lady Macbeth', tanto la descripción de la protagonista como la del entorno donde se mueve, están perfectamente captados por la cámara del debutante William Oldroyd, capaz de mantener el equilibrio perfecto entre una narración distante y el preciosismo de sus encuadres, espléndidamente fotografiados tanto en interiores como en exteriores por Ari Wegner.


La ambientación es muy realista, opresiva y claustrofóbica, es un buen ejemplo de cómo se puede contar una historia con imágenes. La quietud del lugar viene acompañada de la carencia de una banda sonora, no hay ni una pieza instrumental, pues habrían alterado los sonidos de la naturaleza circundante. El silencio es el mayor aliado del director, y es un enorme acierto. 


Todo el relato tiene un aire gótico, se ve en la magnífica fotografía tanto en los interiores como en los exteriores. Incluso se ve cuando Katherine Lester pasea por los páramos, pues resulta imposible no compararla con Catherine vagando entre la niebla y el frío en Cumbres borrascosas o con Jane Eyre huyendo de Thornfield.


La actriz Florence Pugh nos deleita con una interpretación fría. Deambula por la casa, tiesa, con esos enormes vestidos. Su rostro impasible no deja traslucir sus pensamientos, salvo en algún momento en el que su mirada deja entrever algún leve destello de maldad por la situación en la que vive. Una mirada inquietante que ira diciendo más cosas conforme avance el film y sus planes vayan siendo desvelados. 



Cuando deja salir sus instintos más primarios es cuando la película coge fuerza. Que nadie espere un típico drama de época victoriano y una hermosa historia de amor. Lejos de eso, es una historia provocadora y moralmente cuestionable que nos muestra lo más recóndito y perturbador del alma humana. 









sábado, mayo 26, 2018

Guillermo...



Como un anormal profundo caminaba por la calle con una pluma de ganso y un cristal en la mano. Tenía desde niño la visita de un fantasma con sonidos de huesos. No tenía amigos, sólo una montaña de comics y tres camellos de peluches. Se maquillaba los ojos y soñaba que tenía 21, aún cuando no era así. Geometría era su palabra favorita e hipotecaba las otras para conservarlas. Nadie lo entendía, ni siquiera él se entendía a sí mismo. Tenía un pez en una pecera laberinto al que llamaba Fauno. El asunto de la resurrección no le era ajeno. Una vez se golpeó en la cabeza y vio a San Pedro que le gritó :¡Vuelve! y él volvió manso como un corderito.













martes, mayo 15, 2018

Crónica de una fiebre...


Con fiebre no puedo dormir. La habitación es muy bonita, que lástima que esté enfermo. Es un hotel con enfermos. Me ofende todo, cualquier luz o ruido. No hay moscas. Cierro los ojos. Sólo puedo pensar, pero se parece a soñar, es muy raro, pienso como sueño: pieño. Tengo la sensación de que estoy más lúcido. Pienso en guiones que luego se evaporan. Joder eran buenos. Me gusta que se haga de día. Cuando no duermes el día es el final de la condena, o eso crees. No puedo dormir en el hospital. Hoy me han dado Valium. ¡Ala más madera! Sigo sin dormir. Al tercer día dejo el hospital. Besaré mi casa como el Papa besa un país cuando llega. Al cabo de cuatro días consigo dormir. Incluye un sueño erótico en una pastelería. Me despierto con la canción "A lo loco" en la cabeza. Me duele el culo por dentro. Al quinto día puedo ver algo de Tv. Me ofende pero de otra madera. Busco pelis, encuentro Desafío Total. La escena en la que Arnold y la chica caen en Marte y se le salen los ojos de las cuencas quizás no sea lo más indicado para ver con fiebre. La fiebre va y viene. Me duele la cabeza mucho. Vivo sepultado bajo toallas húmedas. Pienso en ti, ni bien, ni mal. Pienso en ti. Sudo mucho, todo el rato. Mi perro Mel sabe que no estoy fino, se pone a mi lado y me lame mucho. Estoy ardiendo. Pienso...¿y si le ato un cubito de hielo en la lengua? No lo hago. Viene la noche. Tengo miedo por si no puedo dormir. Finalmente he dormido. Sudo mucho, no doy a basto con las camisetas. Me siento como un runner sin salir de la cama. Pongo la radio, hablan del desafío nacionalista. Me acuerdo de Desafío Total. Creo que estoy mejorando. Unos vecinos tienen una fiesta montada como del fin del mundo. Como del peli apocalíptica de acción. Abro la ventana y aullo como un lobo. Me despierto a las cinco. Me cambio de camiseta y otra vez una canción en la cabeza: Yo soy Joselito el de la voz de oro. Ya no tengo fiebre, ahora es la sociedad la que tiene fiebre y convulsiones. ¿Existe antibióticos para países?


 (Andreu Buenafuente)





miércoles, abril 25, 2018

Pandora...


Mi tesoro, mi guerrera, mi gorda...Pandora, la que estuvo con nosotros desde que era un huevito, la hija de Amadea y Morfeo, la que fue inseparable de su hermana chica, la que fue el amor de Vega, la que fue el deseo de Jojo, la consentida de Ramón, mi niña. Once años con nosotros, once años dándonos alegrías hasta en los peores momentos. Te queremos pequeña desalada y salada, la que se reía al decirle que tenía la cabeza como un bolo, la de los andares bonitos como su madre, la que daba besos de buenas noches, la que me decía guapa constantemente, la que se ovillaba en el pecho de Ramón buscando la paz. Afortunados de ternerte. Vuela bonita, vuela ahora que puedes...

Te adoramos...
Te extrañamos...muchísimo...

Vuela...Vuela...Vuela...