jueves, enero 03, 2013

Leticia destrenzada...


Leticia un día llegó al colegio con dos trenzas y nada más pisar el aula los niños de la clase se burlaron de ella y de su nuevo look. -No le hagas caso, estas muy guapa, Leti- le dije viendo como sus ojos contenían las lágrimas. La defendí, le dije a los chicos que la dejaran en paz, pero ahí siguieron dándole la lata, disfrutando viéndola cada vez más abatida. Ella se deshizo de sus trenzas dando dos energicos tirones de los lazos, su pelo se volvió una cascada color miel y se sentó en el pupitre mirando sus manos y dando por zanjado el problema. Me dio rabia que se las quitara, como me dio rabia que  se metieran con ella por su peinado. Siempre he recordado ese día con un sentimiento frustrante. Hoy he visto a Leticia después de muchos años convertida en un miembro de la policia nacional, uniformada, segura y decidida...No creo que ahora se suelte las trenzas por nadie...
Texto: Bohemia
Foto:Karin Vásquez 

13 comentarios :

Verso a beso dijo...

Lo malo sería que el odio y la frustración la impulsara a arrastrar por las trenzas a las manifestantes del 15M mientras las golpeaba con su porra.


Bss

Juan Antonio dijo...

La crueldad infantil no tiene límites.

Arantza G. dijo...

Lo normal es que según se madura, se adquiera seguridad.
Un beso

JuanMa dijo...

Es que hay que ser muy valiente para mantenerse en contra de la marea...

(Pero se puede).

Besos, Bo.

CEL dijo...

Bohemia, dejo mis mejores deseos para ti y los tuyos, en este recién nacido 2013.

Marta dijo...

Los pequeños enredos de cuando éramos infantes nos han echo màs fuertes. Al menos, ese es el caso de Leticia, no?
Un besito

María dijo...

No sé si me ha guardado mi comentario...me daba error...en fin...por sí a caso, lo repito. Feliz Año 2013, Bohemía...deseo que pases un Feliz Año, lleno de buenos momentos y aventuras. Y que esas chicas y chicos "de trezas" o de otras cosas similares, saquen las fuerzas necesarias para quererse tal y como son...a pesar de las faltas de aceptación.
Un abrazo!!

Ana dijo...

Puedo ponerme en el pellejo de Leti, en el cole todas estas cosas marcan, pero mira, ahora es una mujer fuerte, eso es lo que hay que aprender.
Un abrazo
:D

Miguel dijo...

Se aprende día a día de todo aquello que nos rodea... la rabia es un emoción que siempre controlada, puede volverse como el más suave y dulce de tus maravillosos abrazos.

Oski dijo...

Quizás aquel episodio la marcó. Nunca se sabe que vivencias pueden llevarte a elegir uno u otro camino en tu vida. Todo el mundo acaba cambiando radicalmente.

Feliz año.

Manco Cretino dijo...

Cierto es que los niños pueden llegar a ser muy crueles. Pero allí importa mucho si la víctima en este caso, tiene esa seguridad y amor propio necesarios en el espíritu fuerte, que suelen mamarse en el hogar.

Clarice Baricco dijo...

Me hiciste recordar las trenzas de mi adolescencia. Y también de los jalones.
Abrazos, princesa.

இலை Bohemia இலை dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.