jueves, septiembre 13, 2018

Soy una mujer...


         
Soy una mujer que desespera
que no encuentra paz nunca en ningún lugar,
a la que la gente desprecia, a la que los paseantes
miran con despecho y con furor;
soy un alma colgando de una cruz
pisoteada, burlada, escupida:
me han quedado sólo los ojos
que yo elevo al cielo a Ti gritando:
¡quítame del regazo cada suspiro!
 
 
 
Texto: Alda Merini
 
 
 
 
 

1 comentario :

José A. García dijo...

Ser mujer en una sociedad que las desprecia es un doble predicamento, ser una misma y sobrevivir.

Saludos,

J.