jueves, junio 05, 2014

Quizás, quizás, quizás...




Quizás en otra vida, hace mucho tiempo, vivimos juntos en la selva, adorábamos dioses de barro, corríamos libres y desnudos, bebíamos de las hojas verdes y el amor no tenía palabras.

Quizás en otra vida tú fuiste el médico que me salvó, cuando no existía luz eléctricas y las mujeres callaban y morían en silencio. Quizás tu me diste voz y vida por dos veces.

Quizás en otra vida fuí una cortesana y tú un fiel criado que bebía los vientos por mí, y de noche, cuando reinaba el silencio, arrancabas con tus dedos música de mi garganta.

Quizás en otra vida vivimos en un acantilado, teníamos una barca con nombre de mujer, tú echabas las redes al mar y yo las zurcía. Teníamos tres hijos de pelo rojo con tus ojos y mis dedos largos.

Quizás en otra vida fuiste un músico de jazz que tocaba en un garito de Harlem, donde yo era una oxigenada camarera que suspiraba por tí y soñaba con ser tú instrumento favorito.

Quizás en otra vida nos conocimos y quizás en otras nos hemos buscado, cruzándonos sin reconocernos...
Quizás, quizás, quizás...





Texto: Bohemia



9 comentarios :

SUREANDO dijo...

¡Ay.... qué lindooooo!

Ana Bohemia dijo...

Me ha encantado. Muy buen texto Bohemia. Lleno de quizás y de mini relatos...

Anónimo dijo...

a mi entender un texto lleno de posibilidades y reencarnaciones. Que arte tienes gaditana de ojos verdes.

Sergio

Mynorita Cris dijo...

Que bonito... Me ha encantado tu entrada!

Darhyus dijo...

Quizás en otra vida, escribías versos bajo la noche bohemia y yo en tu regazo contemplaba la luna. Abrazos.

Javier dijo...

Me recuerda tanto a Borges y este poema "Lo Perdido":

¿Dónde estará mi vida, la que pudo
haber sido y no fue, la venturosa
o la de triste horror, esa otra cosa
que pudo ser la espada o el escudo

y que no fue? ¿Dónde estará el perdido
antepasado persa o el noruego,
dónde el azar de no quedarme ciego,
dónde el ancla y el mar, dónde el olvido

de ser quien soy? ¿Dónde estará la pura
noche que al rudo labrador confía
el iletrado y laborioso día,

según lo quiere la literatura?
Pienso también en esa compañera
que me esperaba, y que tal vez me espera.

Anónimo dijo...

Quizás esta lluvia sea la del invierno próximo

Quizás se adelanten estas palabras
para que las leas
para embriagarte antes

Quizas bohemia
esta vida se siga curvando
como tu cintura cimbrenado caderas
como estos labios de bronce
como este sexo saxo...que nunca será bronce de estatuas...

Quizas... siga caminando por cualquier calle
de barrios nuevos , que no conozco
...sin paragüas.


Niñito Irlán.

Anónimo dijo...

me ha gustado mucho, igual las piernas sobre el piano y un músico tocando……….. me ha encantado mujer!!

 Sara

http://griseldaserranovivas.blogspot.com dijo...


Me gusta la sonoridad con ese toque de ternura muy tuyo..

Saludos nuevamente.