sábado, febrero 18, 2012

El cuento prometido...



Érase una vez un niño
que tenía alas en sus ojos,
y podía volar allá
hacia donde mirase.

No existían barreras,
ni muros tan altos
que lo pudiesen detener.

Sólo su imaginación
le hacía sombra.



Texto: Bohemia
Foto: Peixcopiamb

16 comentarios :

Juan Antonio dijo...

Qué lindo. Me cuentas otro?

dintel dijo...

Qué mala es la imaginación a veces...

Apolo dijo...

Cuando apuntar con las alas es acercarse a los sueños...
Y cerrar los ojos iluminar la imaginación...
Bonita su pluma, preciosa...

TriniReina dijo...

Sí, la imaginación que te da alas o dudas, según el aire...

Precioso cuento

Besos

Anónimo dijo...

Que cuento tan bonito, yo quiero ser ese niño, o puede que todos lo seamos. No quiero tener barreras en mis ojos y quiero que la imaginación sea mi rival. Un cuento prometido precioso.

Besos

Sergio R.

AnDRóMeDa dijo...

Hermoso cuento :)
Mis respetos!

Miguel Angel Peláez dijo...

Así deberíamos soñar, sin barreras ni límites... ¡¡como hacen los niños!!

Un abrazo enooorme.

(Gracias por pasarte. Modifiqué "Namasté" para ahorrarte un "salto". Me quedaré una buena temporada en Wordpress...jeje)

Besitos, ojos!

Palmoba dijo...

Ah lo vuelves hacer eh!! me haces sonreir de lo que me gusta el final de tus post!!
Nuestras sombras propias.

gabiprog2 dijo...

Cuando la sombra es magia no es precisamente oscura.

fgiucich dijo...

Precioso y dulce, amiga. Abrazos.

JuanMa dijo...

¿Qué mejor forma de volar?

Besos sin barreras.

Anónimo dijo...

un cuento realmente hermoso

Anónimo dijo...

La imaginación, aunque le haga sombra, seguirá moviendo al mundo.

Saludos y feliz fin de semana.

la sonrisa de hiperion

farac dijo...

para variar, lindo. y la foto, hermosa ... saludos (:

Auxi González dijo...

Me pierden tus escritos! Siempre ha sido así y siempre así será! Garacias por tanta belleza!

Clarice Baricco dijo...

Doble hermosura.
Qué foto y qué letras.

Abrazos fuertes Princesita.