sábado, julio 17, 2010

Una historia de amor como otra cualquiera...



Mi yo empezó a bascular entre dos mundos, el físico y el virtual. En el mundo virtual mantenía relaciones con entes incorpóreos, inodoros e insipidos e incluso incoloros (un ente en blanco y negro, pantalla y caracteres...) Pero, para los internautas siempre llega un momento en el que la experiencia cibernética puede ser tan intensa como la real: es hiperreal. La mente no habita en mundo alguno, sea real o virtual, si no que viaja entre unos y otros a través de las huellas que dejamos y dejaron viajeros precedentes, con lo cual una inmersión en el macrocosmo del ciberespacio puede colonizar el subconsciente y entonces, la mente no se adapta al mundo digital, si no que acaba por preferirlo. Construimos a las personas a través de los mensajes, de la realidad preconocida por nuestra mente, que se impone sobre la irrealidad virtual como si proyectara nuestras fantasías en la pantalla...

Texto: Lucía Etxebarría

26 comentarios :

i dijo...

Me identifico con este texto, se nota que la autora sabe de lo que habla, sólo quien conoce el medio puede expresarlo así...

Chau

Josseiяis dijo...

Identificada & completamente de acuerdo ;)
Saludiitos!●๋•

Ricardo J. Román dijo...

No conocí este texto, más a la autora sí. Me parece muy bueno.

Como siempre mi literata predilecta, gracias por compartir este exquisito texto.

Saludos!

Anónimo dijo...

¿Te ha pasado?

mariajesusparadela dijo...

A mi me gusta más lo que tu escribes.

Ananda Nilayán dijo...

Y es que Etxebarría es una gran vividora de la vida y sabe de lo que habla.
Buena elección d etexto, Bohemia.

Un besito y disfruta.

De cenizas dijo...

Virtual, cibernético, digital, ciberespacio...
¿Y el beso?



besos

Juan Antonio dijo...

Un análisis muy preciso.

Saludos, amiga Bohemia.

P.S.: La imagen con la que firmas tus comentarios tiene existencia más que real en mi universo virtual.

Basquiat dijo...

es que en verdad puede llegar a ser tan palpable. Pero nunca comparable.
besos bohemia.

bardinda dijo...

No es una de las escritoras que más lea, pero el texto me ha gustado.

Un saludo

Milo Pratt dijo...

Interesante reflexión! buen texto!

saludos desde la casa del simio ;)

DANI dijo...

Menuda realidad impalpable ;)

Besos certeros

Rodolfo N dijo...

Me gustó el sentido del texto bastante barroco.

Besos amiga y felicidades por el mundial!!

Nayuribe dijo...

Pues sí... debo confesar que no suelo hacerme ilusiones con ciber hombres, jaja... pero si intento hacerme una idea de como son los bloggeros a quienes leo o me leen...
besitos

Alís dijo...

Me cuesta separar tanto la vida real de la virtual, fundamentalmente porque me relaciono con personas en una y en otra.
Somos las personas las que hacemos que algo sea real o no. Es cierto que en el mundo virtual nos falta el tacto, el olor y el sabor... pero salvo por eso, no se diferencia en nada a lo que llamamos realidad.

También prefiero tus textos

Besos

La Chica Que Suspiraba Estrellas dijo...

Me a encantado Bohe, se que te tengo que escribir y contar no tengo perdon:P pero estoy super bien ;)

Gracias por decir que mi rincon esta bonito! y tu mas!!

**kadannek** dijo...

Estoy mitad de acuerdo y mitad en desacuerdo, ya que esto sólo es aplicable a cierto porcentaje, mas he de agregar que nosotros no somos "virtuales"; Io soy una persona de carne y huesos como usted, así que tras la pantalla no hay cosas irreales a menos que uno forme una personalidad diferente y se rehuse a ser quien se es. Es cierto que hay que saber discriminar y no idealizar a las personas, en el fondo se trata de conocer. Y Creo que me sumaré a las palabras de Alís, y también agrego que los engaños existen en todos los medios.

Saludos.

eduardo waghorn dijo...

Magnífico amiga hispana, cómo has perseverado!
Un abrazo sincero desde Chile, estamos desempolvando los blogs, a ver si tienen algo mejor que entregar que los instantáneos twitter y facebook!

No te he olvidado...

Verónica (peke) dijo...

Lo conocia y me ha gustado mucho volverlo a releerlo...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...

Gabiprog dijo...

Imaginación... Esa es la gran diferencia con los animales, para lo bueno y para lo malo. Y virtualmente no te digo...

:)

Maria Coca dijo...

Una situación muy actual. Muy cercana a cuentos viajamos por este mundo de redes conectadas. Es así, te recreas en cada rastro de esa persona hasta hacerte una imagen de ella que en ocasiones dista mucho de la real.

Besos con helado de chocolate.

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

pedazo de texto niña..
a que libro de lucia pertenecera?


me quedo con ganas de mas...

simplemente yo dijo...

PUes sí, eso pasa a veces, pero a mí lo que más me gusta es cuando esa persona pasa del mundo virtual al real y acaba por convertirse en mi señor patata., jaajaj besos

Sauze dijo...

esta autora me encanta, bohe.

peponita y venus dijo...

Pues ahora que lo pienso, tal vez por eso muchas relaciones reales fracasan con tanta facilidad...
Un beso

JuanMa dijo...

Eso mismo me pasa a mí contigo... :P

Un beso.