viernes, junio 20, 2008

Breve historia con burbujas...

 


Cuando camina por la calle se siente observada y en esos momentos sueña con ser invisible, para lograrlo saca las gafas de sol del bolso y se oculta tras ellas. Con sus gafas se siente como un pez dentro de una pecera, el mundo pasa mientras ella se queda flotando segura en su universo. Y mientras piensa en burbujas ya no se siente observada...Lo malo es que hoy metió el pie en un charco y sintió como si alguien hubiese roto su pecera...
.




Texto:Bohemia
Foto:Temabina

55 comentarios :

amor dijo...

quien te quiera entrará en la pecera sin romperla, o bien te hará salir de ella por tu propia voluntad

te abrazo mucho si se puede, bohemia

santi

Anónimo dijo...

Es curioso, porque por ahí leí que al bello Jhonie Deep le gusta dejarse el cabello largo para ocultarse tras él, siente que cuando lo suelta se convierte en invisible, a la protagonistas de tu breve historia le sucederá igual con las lentes para el sol.

Un saludos de Zagui

La Perra de Kenia dijo...

en peceras rotas no entran gatos , salen las liebres ¿ein?
Besos
Será la madrugada , pero en fin la semana que viene camio el turno
Besos

Merlina dijo...

Mi burbuja es la soledad, lástima que sea tan frájil.


OOXX

Creppè dijo...

Los lentes, son una maravilla, tapan mi ojos, normalmente mis ojos son torpes y muestran de mas.


volvi de chismosa (:

Héctor Ojeda dijo...

Quizás la mitad de mi vida estuvo en una pecera, ahora siento la libertad de volar libre a todo aire, asi se llena el alma de buena vida.

Un abrazo Bohe.

Héctor.

De cenizas dijo...

Muy bueno... Son los riesgos de intentar huir de la realidad...

besos

el_Vania dijo...

Y es que no hay nada mejor que llamar la atención por lo poco que se llama la atención.

Todos necesitamos una manta élfica de esas, para hacernos invisibles...

Salud/OS!

Camille Stein dijo...

una historia burbujeante

buena treta la de las gafas, oculta lo más desnudo que tenemos

los peces no tenemos pies, no te preocupes mucho de los charcos...

un beso

www.minombre.es/manuelrubiales dijo...

Entonces..., ¿cómo debe ser meterse en una pecera de verdad...? sentirse como una mojarrita entre las piedras, y bien fresquito, con lo que aprieta el lorenzo... No estaría mal.

vino y besos.

AdR dijo...

Se enamoró, entonces. Hizo bien, fuera gafas.

Arcángel Mirón dijo...

Tal vez debería ocultarse fuera de la pecera. Entre la gente.

Anónimo dijo...

ay bohe, me gustan mucho tus historias, tu universo, tu cabecita amuebladita con palabras.
Me gustó esta entrada, yo a veces me oculto bajo diversas gorras, a veces con gafas y otras en otros pero me oculto, todos en el fondo tenemos ese mecanismo de defensa.

Apapachos
Dani Campbell

Basquiat dijo...

una vez mas, me encanta como has develado la cotidianidad.

Maria Coca dijo...

Fantástico como siempre. Bohe!!!! He vuelto!!!! Y es un placer volver a reencontrarme con tu mundo, en el que tan agusto me siento.

De pez a pez.

MILI dijo...

Hay días que tambien a mi me gustaria pasar inadverida y que nadie siquiera me reconociese.
Besos
Mili.

Dyssar dijo...

supongo que es mas facil esconderse, es más se necesita a veces... mi pecera por la calle siempre es el movil... una estupidez pero no me gusta sentirme observada..jeje

un besito, como siempre metida en tu mundo de bohemidades y me encanta :)

Ella dijo...

Me encanta!, porque así me he sentido yo en ocasiones, queriendo ser invisible, más cuando los que te observan lo hacen sólo por mirarte y no decirte algo interesante.

Recibe un beso,
Ella.-

la danza de la vida dijo...

me recuerda tanto a mi....buscando siempre ser invisible, y siempre encontrando ante mis pies el acontecimiento que hace que ese sueño de ser invisible se rompa en mil pedazos...un beso

fgiucich dijo...

La difìcil tarea de encerrarse en uno mismo. Abrazos.

Alas de Mariposa dijo...

Muchas veces tratando de ocultarnos, nos hacemos notar...

Besos

Mityu dijo...

Cuántas veces jugamos a ese fingimiento infantil. A veces toda la vida. Y nuestros pies se mojan, pero no queremos saberlo...

Besos, Bohe, buen fin de semana

ISOBEL dijo...

jejeje ese miedito de sentirse frágil, besos

Mar y ella dijo...

Miro al imagen y me pregunto quién es la que esta atrapado,ella o el pez??...
Mariella

Sol dijo...

Quizad no deberiamos escondernos del mundo con gafas oscuras de sol pues con toda certeza no podremos ver ni que el mundo nos vea enseñandonos sus maravillas y podriamos meter el pie sin darnos cuenta en un charco profundo y desagradable ,nunca me han gustado las peceras prefiero el mar en libertad,muy buen escrito bohemia.

Un beso.

zel dijo...

Mi pecera se romìó hace tiempo, de lo cual, a veces, me alegro. Si me conocen tal como me siento, más que como soy, todo eso que me ahorro! Besos, Bohemia!

chapines de rubí dijo...

Pues si...a mi me pasa...hay veces que si me pongo las gafas de sol es una sensación rara..como si tuvieran poderes, y yo pudiera ver, pero la gente no verme a mi...
Ups..cuando metes la pata descubres que las gafas no son mágicas..

Besinos.

kyle xy dijo...

Cada persona tiene su propia y muchas veces franqueable pecera.
SALU2

Alatriste dijo...

En muchas ocasiones, todos nos sentimos así, como peces en un pequeño acuario.
Pero nunca llueve eternamente.
Le hice un humilde homenaje a Ismael Serrano con una de mis historias. Y como sé que a ti también te gusta, si quieres participar, estás más que invitada.
Ya sabes donde tienes tu casa.
Un beso muy fuerte, amiga y espero que vaya todo bien al otro lado.
Hasta pronto.

Flor dijo...

jejeje....muy divertida y tierna tu historia.
Pero por sobre todo lo que pueda ser me siento identificada; la mayor parte del tiempo quisiera ser invisible, o volar....
Te dejo una montañita de besos de colores!
Flor.

Sibyla dijo...

Unas grandes gafas de sol, son el mejor invento para la timidez...

Lo digo por experiencia!

Besitos:)

hawwah dijo...

glu glu glu...

tranquila, sólo fue un charco...

me encanta la foto:)

Ethaw dijo...

...y metidito el pie en el charco se fue el reflejo perfecto de sus gafas detrás del sol que empieza a esconderse. Nunca tuve pecera pero compartiré la tuya si me dejas claro.
Abrazos.

Alemamá dijo...

La verdad. Uno a veces desearía "disfrazarse de pared", como dice mi madre, para que no te vean ni te tomen en cuenta.

Metis dijo...

con la gente que lleva gafas por la calle... cabrian todos en la pecera??

ROSALMOR dijo...

Muy original...BSS

Neptunia dijo...

Me ha encantado tu texto Bohemia, es un testigo de lo necesario que nos hace pasar desapercibidos aunque sea de a ratos.
Benditas sean las gafas de sol y bendito el cabello largo.

Te mando un beso dentro de una burbuja

Hidden woes dijo...

Pues es un cuadro de Klimt pero no sé cómo se llama! :S

Sophiste dijo...

un mundo acuatico maravilloso que no hay que pisar, para ello ser un pez o volar

un abrazo

belona dijo...

Me temo que no somos invisibles debajo de unas gafas sol oscuras.

Jorgelina dijo...

Muy bueno ,quien estara atrapado,
el pez o ella?
Besos

Ira dijo...

Nunca podremos pasar totalmente desapercividos, tal vez para el mundo si, pero para nosotros mismos... nunca

Un beso

Leonardo de Valdivia dijo...

la fotografía... el arte de fotografiar es de algún modo vivir fuera de un espacio... instrinsico por lo demás... pero verás....
tiene muchas garantías vuestra imágen de un pez en medio de la seguridad de su habitat domesticado... interesante también.... como he dejado pasar al tiempo.....

cada vez me da flojera ingresar a slos blogger... saludos y que estés bien...


los colores dan energía a tu blog.


leonardo de valdivia

Trini dijo...

Espero que ese sentirse invadida, sólo sea una efímera sensación y que ni los charcos rompan el encanto...

Besos

L. dijo...

La protagonista de la historia es más egocéntrica que yo, joe. Se siente observada, madre mía.

dintel dijo...

Jajajajajajaja

AlmA :) dijo...

Ocultamos quienes somos... escondemos miradas, tristeza o alegria tras gafas de sol o semblante impasible... vivimos muchas veces de quienes nos gustaría ser y mostramos al mundo tan solo una parte de en quienes nos hemos convertido con los años.

Los peces dicen que tienen dos segundos de memoria...
tu tienes un universo a tus pies. Con gafas o sin ellas.
haz pompas de jabón de colores y que los sentimientos que te duelen tengan memoria de pez.
Un beso

Anónimo dijo...

pues yo debo reconocer que me siento observada por la calle y me oculto tras mi ropa,mi bolso y en invierno tras mis abrigos y bufandas, gorros. Así que como alguien te ha comentado, también debo ser egocéntrica como la prota de este breve relato ¡y a mucha honra! jujujuju

Besos de la nena y mio
Rossy Crespo

Anónimo dijo...

Que bueno, Bohemia!!!!
me ha encantado esta entrada

Lanfear.

Anónimo dijo...

Que bueno, Bohemia!!!!
me ha encantado esta entrada

Lanfear.

Enredada dijo...

aveces sucede que todo se rompe... pero justo ahí nos despertamos...
besos

Cinnamon Doll dijo...

Que graciosa historia :)

Elipse dijo...

Cuando entran sin aviso,el pánico de lo desconocido rompen los cristales que protegen al corazón,es así de nada nos sirve ocultarnos,siempre seremos vistos,queridos,y dejaremos algo de oxigeno en alguna otra pecera!!

ángel dijo...

Fuera de la pecera todos son gatos y pardos.


saludos...

simplemente yo dijo...

Umm, sé lo que es esa sensación... pero la pecera siempre se puede volver a construir. besos