martes, mayo 30, 2006

Rafael Alberti...

 

La primera vez que lo vi yo debía tener siete u ocho años, vino a mi colegio a recitarle a los niños, no sabíamos a ciencia cierta quien era aquel abuelo bohemio y moderno, aunque teníamos el presentimiento de que era alguien importante, su visita nos gustaba, no sólo por saltarnos una clase tediosa, si no por tener la suerte de conocerlo en persona. Los profesores nos habían hablado de él, sobre su vida y obra, pero lo mejor era tenerlo allí delante. Todos los niños de primaria nos sentamos en torno a él como si fuéramos una tribu dispuestos a oír las historias del más longevo de la aldea a la luz de las estrellas. Mi gran suerte, o así lo sentí, fue que estuve en primera fila, cara a cara con el poeta. Recuerdo que llevaba su clásica gorra marinera y una blusa holgada color tierra. Recitó y recitó, con ese sonido de cueva que a veces adquiría su voz templada y así con su poesía de mar se metió en el bolsillo a un público muy joven que le agradeció la visita cantándole una canción. Años más tarde, siendo una adolescente, lo veía a menudo en la terraza de la heladería donde trabajaba los veranos para sacarme un dinerito; helados de vainilla sin azúcar y sorbitos de tranquilidad se tomaba. Lo observaba de lejos, disimuladamente, sin deseos de enturbiar su paz de sobremesa, al verlo allí, tranquilo a la sombra del verano, lo recordaba recitando en mi colegio con su cabello blanco y su gorra marinera.








Texto: Bohemia

71 comentarios :

Noa- dijo...

Eso si es mamar la poesía de primera mano.

Quién hubiera podido...

Saludos

klimt dijo...

seguramente la poesia debe de tener algo de contagio persona a persona, libro a persona, o algo asi.
Esos recuerdos nos marcan, y a ti lo hizo también.
A veces entonces dan ganas de correr hacia algunos poetas y pedirles que nos contagien.
De echo sus palabras ya lo hicieron

falconiano dijo...

Hermosa confesión de un recuerdo hermoso.

Salud

Con Sal en los Labios dijo...

Vaya que si fue suerte, y además una experiencia maravillosa...

Un abrazo,

Beaumont dijo...

¿Así que eres del Puerto?

de cenizas dijo...

Qué envidia...haber visto al maestro.De "Sobre los ángeles" hice mi tesina...¡y disfruté tanto!

besos de sana envidia.

Lety dijo...

¿Se lo dijiste alguna vez querida Bohemia?
Estoy segura que le hubiera gustado saber la huella que te había dejado.

Hay presencias que cambian nuestras vidas, ¿acaso ahí surgió tu afición por la palabra?

Besos encantadora de lectores

digler dijo...

vaya privilegio... suerte la tuya

Clarice Baricco dijo...

Princesa:

Cuando uno conoce al dueño de las letras que uno ama, el sentido de la vida es diferente.

Tienes uno de los mejores recuerdos de tu vida.

Inolvidable.

DudaDesnuda dijo...

Creo que Rafael Alberti está sonriendo, donde quiera que esté, al leer tu recuerdo.

Besos y memoria.

yoymimismo dijo...

Que linda y dulce historia nos compartes. GRACIAS, AMIGA.

Besos,

Isaac

najwa dijo...

Qué bonito recuerdo tenerle cerca!!! :)
Un besito niña...

Estrella de mar dijo...

Que experiencia más bonita disfrutar de un poeta como Alberti...
Muy lindo tu blog.
Besos

Erick Muñiz dijo...

Isabelina:
Qué privilegios nos regala el destino. Apenas la semana pasada entrevisté a su hija, Atiana, que "no es lo mismo pero es igual" (Silvio dixit).
Hubiera hecho cualquier cosa (hasta dejar de ser canallla por un día) por ver así al marinero en tierra, con su helado de vainilla, y tomarle una foto.
Tu texto -como el de la mujer invisible- es redondo, exacto, preciso.
Eres una francotiradora de las palabras. Donde pones la letra, pones el corazón.
Salú, que me estoy poniendo sobrio!

niza dijo...

a mi me hubiera encantado conocer a jaime sabines, sin embargo con leerlo toco mi espiritu...

algun dia lo vere

besitos

sigo leyendo....

angelitagris dijo...

que afortunada!experiencia asi nunca se olvidan!besos

Rodolfo N dijo...

Que buena experiencia, y magnífico tu recuerdo.

vylia dijo...

Un recuerdo precioso. Una imagen invaluable, permanente, perfecta.

Un gran abrazo.

CinQue dijo...

Es un lujo haber vivido eso, me parece genial.

Muaaa

mi otro yo dijo...

Que lindo lo que viviste, compartiste y dejas en nosotros, en mi...
Te dejo un beso

AZUL dijo...

Que bonito es conocer a personas que saben dejar una huella en palabras de forma tan maravillosa!

Un bikiño;)

Luis dijo...

Qué recuerdo tan bonito de uno de los grandes de nuestra literatura.
Seguro que conoces estos versos que tanto me gustan de él:

"Lo grito aquí: ¡Paz! Y lo grito
llenas de llanto las mejillas.
¡Paz, de pie! ¡Paz! ¡Paz, de rodillas!
¡Paz hasta el fin del infinito!
No otra palabra, no otro acento
ni otro temblor entre las manos.
¡Paz solamente! ¡Paz, hermano!
Amor y paz como sustento."

Clandestina dijo...

qué hermosas palabras... como las de Alberti. Tienes mucha suerte de haberlo conocido, a más de una nos hubiera gustado...

zooey dijo...

"Vuelve único, vuelve
como forma tocada nada más, como llena
palpitación tendida cubierta de cabellos,
como sangre enredada en mi sangre, un latido
dentro de otro latido solamente."
Qué suerte.
Un abrazo.

Dammy dijo...

Que suerte... Yo a la única persona famosa que recuerdo haber visto ahora mismo es a una del Gran Hermano, y no recitando poesía precisamente.

Un blogbesico.

La Luna dijo...

Qué envidia haber escuchado de Alberti sus poemas, qué envidia.
Me encantó el texto.
Besos.

abril dijo...

Eso es un lujazo!!!
Mil besos.

TOROSALVAJE dijo...

Envidia cochina te tengo.

Chasky dijo...

Eres una privilegiada, qué suertuda, jo, que envidia. Mola que este gran poeta visitara los colegios para recitar poesía a los niños, seguro que fue un placer escucharle.

natzan dijo...

cuando te leo, me siento como el aire. no siento el peso de mi problemas. ni el tiempo que me sujeta, por que la frescura de tus palabras, me siento transportado entre ellas. un abrazo como siempre amiga. sigue asi.

Miada dijo...

Algo de lo que tú hablas en este escrito sobre el gran Alberti me pasa a mí cuando vengo por aquí..."sorbitos de tranquilidad me llevo cada vez que vengo". Gracias.

Un beso.

giovanni dijo...

Me gusta la foto y tú, como trabajadora en esa heladería.
Saludos

La mujer sonriente dijo...

Qué suerte la tuya, has podido disfrutar de sus recitales en directo. De verdad que menos mal que genios como Alberti dejaron su obra antes de morir, cuánto se lo agradecemos ¿verdad?
Tengo una duda ¿cómo eras capaz de trabajar en una heladería? Siempre he pensado que si lo hiciera, me los acabaría comiendo todos jajajaja.
Un bechillo campeona.
Mi blog está abierto a tus ojos cuando quieras.
Aio, aio.

fgiucich dijo...

Has tenido la suerte de conocer al poeta de la libertad. A un grande de veras. Abrazos.

elogio_del_horizonte dijo...

Gracias por enseñarme mas.
besos fuerte niña guapa

Nacho dijo...

Me siento acá como un bicho raro. Mil disculpas. Pero nunca me gustó mucho R.A.

Seguro que él me perdonó ¿y tú, Bohemia?

indianguman dijo...

qué bello texto, en forma y contenido. te vislumbré pequenia y con trenzas, desgarbada luego y con delantal. Lindo, como una postal

Pryncesazul dijo...

poesía... me alegra saber te gusta y por lo k veo mucho, bellos recuerdo k tienes de tu infancia... nos leemos, besos y abrazos, bye

susana dijo...

Hermoso ver las huellas que se pueden dejar en los niños...q privilegio el conoceros ambos, dos seres humanos con mucho para dar.
Besos su

Krla dijo...

Gran suerte la tuya. Quién te iba a decir que a los años de estar sentadita, con la corta distancia y la corta edad, acabarías pintando palabras también repletas de poesía.

Un besote en espiral!!!!

Estrellada dijo...

Qué hermosos recuerdos has entrelazado... Me pareció escuchar la voz de Alberti mientras la describías.
Saludos!

Sovka dijo...

AHHH, ME ENCANTA RAFAEL ALBERTI...

BESITO.

César Andrés Ramírez G. dijo...

un gran estimulo para escribir debio haber sido este grato recuerdo con tan grande figura..,

saludos.

calanda dijo...

...qué suerte observar una estrella tan de cerca, real, y sin velos ni pantallas, genial, gracias por compartirlo

Alexia dijo...

QUE BALLA EXPERIENCIA ESAS COSAS NO SE OLVIDAN NUCA QUERIDA bOHEMIA
BESOS Y CUIDATE

Diablilla dijo...

Esas son pequeñas cosas q se convierten en grandes anécdotas para contar. Si me hubiese pasado a mí, me habría considerado con suerte de haber podido disfrutar al igual q tú tuviste la oportunidad.

besos

trent dijo...

supongo que no todos tienen la suerte de conocer a alguien asi, supongo que eso le debe cambiar la vida a cualquiera que aprecie sus escritos...

Mentacalida dijo...

"Ojos tristes,por la banda
de babor...¿Adonde irán?
¿Adónde van,capitan?
Ojos tristes, que verán las costas
que otros no vean...
Sin rumbo van.
...Mis ojos tristes,sin rumbo..."
Compartiendo a Alberti y su Antologia.

menta

almaenamorada dijo...

Inolvidables momentos..!

Dichosa tu!
=)

Saluditos!

Trini dijo...

Que privilegio para ti conocer a este poeta tan principal. Debió de ser magnifico tenerlo delante y cercano.

Besos muchos

Misscronic dijo...

Este si que sería un recuerdo indeleble.

La senda dijo...

Si en silencio me quedo....

para escucharme interiormente...

¿como puedo escuchar las palabras, que salen de mi corazón?

si en silenco me quedo,....
¿no podré escuchar las palabras del maestro?


hoy prefiero escuchar y leer....
sus prosas, la poesía de la vida, en cada momento.

saludos

Wenuan dijo...

Mmm...la verdad me das una tarea para la casa, porque de Alberti conosco solamente su nombre, algunos artículos escritos sobre él, no he leído su poesía aún, pero si asumo este post como una invitación, encantado la atenderé como tal...
besos mi amiga...

LOS MIL BESOS QUE LE GUARDO dijo...

Hola Bohemia: Un placer descubrirte, llegué a ti solo hoy y fue un acierto. Un beso.

EAN

José Antonio Galloso dijo...

¡Qué bello recuerdo!

azzura dijo...

Que bonitos recuerdos te quedaron Bohemia;) para no olvidarlos

reflejos dijo...

Inevitable es unir la poesía de Alberti con las playas del océano Atlántico.

Besos

Raphaela dijo...

Al llegar a la profundidad, vi cómo dos alas negras se conjuraron en un extremo del dorso de un extraño, mi espalda en un equilibrio único presenciaba como empalidecían mis mejillas, la superficie ocular era protagonista de un ángel mutando a demonio, mi espina dorsal sentía el mismo subyugo lacerar mi espalda.
Era apetecible la idea redentora del pecado, los tambores en un gesto grotesco liberaban la energía del compás bélico, después de un par de millas de infierno, cruzaba el mar muerto en una embarcación llena de santos, en los costados trozos de tierra firme.
Uní a los ángeles en las afueras, les hablé de la guerra de las marejadas ¡vertí hechos en la profundidad!, icé la bandera de nuestra lucha en favor de los humanos emergentes, tuve adeptos, tramé un ardid a Luzbell... Los ángeles amortajados serían levantados de las catacumbas de los imperios. Se creará una reunión de reclutas, romperemos en fila...'' Delimitar los océanos" es el plan de los simpatizantes, conquistar los océanos y poner fin a las marejadas y al Demonio de la Perversidad... Los otros ángeles se preparan... Alguien nos sigue...
Comprendí malditamente según los designios de Dios que mi alma necesitara de otros congéneres pensantes, mandé a llamar… Nanael, Estepario, Clarice, Freyja, Yuriflame... Por nombrar a algunos... Tendría que enfrentarme a los grandes demonios Ligeia, Nosferatus, Natalio, Lord Lavengro, Gemónides... La tiniebla de sus manos era exquisita en la oscuridad, les admiraba...
Se me enseñó la piedad y la obediencia y que es mejor...
Te invito a mi Penúltimo Laberinto:
La partida...

Paky dijo...

Que gran privilegio, conocer a Alberti. Un beso,

Ricardo dijo...

Me he emocionado al leerte.

mon dijo...

Hola, permiteme felicitarte por tu exitoso blog, culto y bello.

Estoy organizando un concurso de poesía breve, os invito a ti y a tus amigos. Muchas gracias.

www.lagrancalabaza.net

Ninfa dijo...

Muchas veces las cosas que en un primer momento pensamos que no van a tener mucha importancia que pronto se olvidarán son las que más tiempo perduran y con más claridad podemos recordar. Tuviste la suerte de conocerle, y eso nunca se olvida. Quien diría que ese hombre vestido de marinero tan bohemio podría haber marcado de esta manera tu vida.
Besos!

gons dijo...

Fantástica historia. Para quien sabe apreciar las letras, para quien sí encuentra un sentido a escribir, sentir la transmisión de una persona como Rafael debe haber sido algo que ni todo el oro del mundo puede pagar.
Hermosa historia.
Lindo lugar. Puedo quedarme?
Un beso

Eleonaí dijo...

Hola Bohemia:

Me gusta la poesía de Alberti. Lo he leído y vuelvo a leer.

Sus poemas de mar y marineros. Su actitud ante la vida. Su resistencia a la dictadura. Su valentía.

fotomiradas dijo...

Quiza un momento irrepetible, quien pudiera estar cerca de los grandes maestros de cada uno de las artes, musica, literatura,cine...

viveydv dijo...

El mejor piropo que me han dicho nunca "Tus escritos me recuerdan a Alberti" (mi profe de Literatura de 2º de BUP) Ahora ya no, claro.

Un saludo.

Cris dijo...

Ah, Alberti... Dios mío, cómo te estoy envidiando...
Un beso.

natalia (cenicienta) dijo...

sin duda tuviste suerte.. cuanto me hubiera gustado estar al lado de Alberti y oírle recitar sus poesías.. besos

Sin Destino dijo...

has conseguido que yo también estuviera en esa terraza junto al poeta. Saludos marineros

IndeLeble _ Ali dijo...

Lo contaste de una manera tan linda , me emocionó mucho Bohemia , yo en cambio lo conocí hecho canciones en los labios de un juglar el Nano , y bueno te envidio sí! Pero yo conocí a Sabato , se que también te gusta :)
Besotes!

Anónimo dijo...

A la vejez espiaría las culpas de todas las iglesias y conventos que quemó o que no evitó quemar.